Catarsis Del Corazón Vol. 2

Catarsis Del Corazón Vol. 2
Pecados: Un Orgasmo De Amor

sábado, 26 de septiembre de 2015

SI PUDIERA PLATICAR CON DIOS

Fecha de Publicación:
Acapulco de Juárez, Gro. Méx. 26 de Septiembre del 2015

Publicado Por:
Emilio Nahín Rojas Madero



Si Pudiera Platicar Con Dios



Si tuviera la oportunidad de platicar con Dios;
No le reprocharía por mis fracasos y derrotas,
Si tuviera la oportunidad de platicar con Dios;
Yo jamás le exigiría que sanara mis alas rotas.

Pues yo reconozco al culpable de mi derrota;
Reduzco la razón por la que mi sangre brota,
Y por qué su recuerdo a mi corazón alborota;
Aquél motivo por el cuál mi exhalar se corta.

Muy a pesar de esta sensación de impotencia;
¡Yo jamás le reclamaría mi amarga existencia!
Lo que hoy estoy sufriendo tuvo su advertencia;
Pero yo me aventure a amarla con insistencia.

Es mi obligación reconocer mi amarga realidad;
Que desde ahora caminaremos vidas separadas,
¡Reencontrarnos…! Solamente en la eternidad;
Su vida y mi vida, hoy han quedado desatadas.

Si tuviera la oportunidad de platicar con Dios;
No le reprocharía por este paraíso sin colores;
Si tuviera la oportunidad de platicar con Dios;
No le reclamaría el que marchitaran mis flores.

Yo soy culpable de que me habrase la tristeza;  
Y que estas lágrimas recorran todas mis venas;
Oh Dios ¡Tú no tienes la culpa de mi torpeza!
Solo yo soy culpable de portar estas cadenas.

Si tuviera la oportunidad de platicar con Dios;
Le daría las gracias por devolverme al camino,
En el preciso punto donde yo erré mi destino;
Solamente el tiempo sanará este llanto salino.

Si tuviera la oportunidad de platicar con Dios;
Solo le pediría dos cosas a mi divino creador,
Que en su manto me deje llorar lágrimas de adiós;
Que me abrace y que jamás me suelte mi salvador.

Si tuviera la oportunidad de platicar con Dios;
Esto yo se lo pediría a mi celestial libertador,
Pues de mi amarga historia fallida al corazón;
Yo soy culpable ¡Solo yo debo ser el sanador!

Soy yo el que debe de vivir nuevas historias;
Para traspapelar estas agridulces memorias,
Soy yo quien debe continuar con esa euforia;
Pues Dios para mí ya tiene reservada la gloria.

Si obtuviera la oportunidad de platicar con Dios;
Solo le pediría que nunca me soltase de su mano,
Yo me encargaría de borrar a la mujer que amo;
Es mi culpa ¡Yo debo de enfrentar mis demonios!

Si tuviera la oportunidad de platicar con Dios;
Le pediría que me arrancara el miedo al amor,
Que de volverme a enamorar me encargaría yo;
Eso le pediría ¡Si yo pudiera platicar con Dios!


Autor: Emilio Nahín Rojas Madero / Coyuca De Benítez / 26 Septiembre 2015


jueves, 10 de septiembre de 2015

ALICIA EN MIS PENSAMIENTOS

Fecha de Publicación:
Acapulco de Juárez, Gro. Méx. 10 de Septiembre del 2015

Publicado Por:
Emilio Nahín Rojas Madero



Alicia En Mis Pensamientos


Eres mi más dulce y maravilloso cuento de hadas;
Historia de un castillo y una princesa enclaustrada,
Eres tú bella dama vestida de azul llamada Alicia;
Tu imagen de Diosa tiene una encantadora delicia.

Me postro ante ti como tu más humilde escudero;
De todos tus dulces sueños quiero ser el primero,
Oh encantadora Reina del país de las maravillas;
Por favor permíteme enamorarte hasta de rodillas.

Déjame hacerte el amor con cada una de mis letras;
Y no vivas del pasado, que amargos recuerdos deja,
Por favor mi Diosa, entrégate al momento anhelado;
Adorarte y penetrar tu vientre es mi sueño adorado.

Dentro de ti se encuentra la esencia que me hechiza;
Solo en tu vientre encuentro el país de las maravillas, 
Déjame libre a tu niña que con lágrimas se esclaviza;
Y deja que en mi carne mueran todas sus pesadillas.

Sé que ella quiere decirme tiernas palabras al oído;
Para saciar todos sus húmedos sueños reprimidos,
Oh mi Diosa Alicia, que en el silencio he querido;
Desnudemos nuestros cuerpos y deseos oprimidos.

Ven, toma mi cuerpo y haz con él mil maravillas;
En tus manos posees tacto para anular pesadillas,
Oh mi noble Reina, yo tan solo espero tu permiso;
Si cruzaron nuestros caminos, mi Dios así lo quiso.

Permítame hundir mi paladar en su dulce vientre;
Para embriagarme en sus manantiales a torrentes,
Permítame penetrar su mundo de mil sensaciones;
Permítame interpretarle mis majestuosas canciones.

E interpretemos el vals de los amantes enamorados;
Para que nuestros sentimientos queden desnudados,
Eres tú mi Alicia y yo tu humilde vasallo hechizado;
Y unámonos en un solo beso que quede petrificado.

Oh mi Alicia, tú eres la más fina esencia del amor;
Déjame eyacular en tu vientre sueños multicolores,
Y acariciarte con mis letras y beber tus mil sabores; 
Amarte con mi alma es el más grande de los honores.

Autor: Emilio Nahín Rojas Madero / Coyuca De Benítez / 10 Septiembre 2015

miércoles, 9 de septiembre de 2015

SOS: ¡YO TE AMO...!

Fecha de Publicación:
Acapulco de Juárez, Gro. Méx. 09 de Septiembre del 2015

Publicado Por:
Emilio Nahín Rojas Madero



SOS: ¡Yo Te Amo...!


Si tan solo pudieran alcanzarte mis letras;
En ese inmenso mar donde te encuentras,
Pues cada día que vivo es una fría afrenta;
Que entre los latidos del corazón revienta.

Oh mi Señor ¿Quién pudiera ayudarme?
Para compartir en la red esta triste alerta,
Pues yo necesito que regrese a amarme;
Antes que el suicidio prepare mi maleta.

Probablemente piense que soy muy feliz;
Y que le guardo rencor o remordimiento,
Necesito que ella sepa que soy un infeliz;
Que yo la sigo amando sin resentimiento.

Y si tan solo la gente compartiera mi letra;
Yo sé que en la inmensidad vería mí alerta,
Sabría que en su vida no quise ser cometa;
Sino el sol a cada mañana que ella despierta.

No importa el tiempo que corran mis letras;
Que aquí estaré esperando hasta saber de ti,
Solo tú tienes en tus manos la llave maestra;
Para abrirme el corazón que aún vive para ti.

Ya no importan todos los acontecimientos;
Ni las historias que entre nosotros circulen,
Quiero pelear y defender estos sentimientos;
Cada noche mis plegarias al cielo por ti suben.

Mujer, si antes de ti me alcanza la muerte;
Reencarnaría mil vidas tan solo para verte,
Pues eres el elixir de vida y anhelo beberte;
Como Lázaro vendré tan solo para quererte.

Y si mi Señor me resucitara en otra galaxia;
Sin importar los siglos cruzaría la vía láctea,
Con estrellas del universo escribiría mi carta;
Y con todos esos astros te dedicaría mi sarta.

Oh Dios ¡Quién me ayudará a enviar mi carta!
Antes de que mi cuerpo y mi alma se me parta;
Y ¿Quién me socorrerá a compartir esta alerta?
Y tocar a la mujer que amo con el alma abierta.

Autor: Emilio Nahín Rojas Madero / Coyuca De Benítez / 09 Septiembre 2015

lunes, 7 de septiembre de 2015

NUESTROS RECUERDOS INMORTALES

Fecha de Publicación:
Acapulco de Juárez, Gro. Méx. 07 de Septiembre del 2015

Publicado Por:
Emilio Nahín Rojas Madero




Nuestros Recuerdos Inmortales
 

Solo un año tres meses, duró nuestra dulce historia;
Cada caricia y cada beso guardado en mi memoria,
Con 500 días en los que viví tan solo para quererte;
Trecientas representación durmiendo en tu vientre.

El Kama Sutra a nuestro lado fue insignificante;
De cada noche creamos un encuentro alucinante,
Tus gemidos y placer eran demasiado delirantes;
En ti mis fracasos dejaron de ser tan agobiantes.

Era amor, no lujuria lo que nos unió en un instante;
Mujer, pero esa fatídica noche decidiste asesinarle,
Me pediste que de ti olvidara cada foto fascinante;
Que borrara dulces recuerdos de noches excitantes.

Y me pediste de favor que nunca fuera a buscarte;
Que si hablaba con tus padres, me sabrías negarles,
Pues ante ellos otro hombre decidiste presentarles;
Exigiste que borrara recuerdos, para no molestarles.

Pero no me atreví a tomar el arma y acribillarles;
Les cuide, pero manos ajenas decidieron borrarles,
¿Quién? ¡Quien se había adelantado a asesinarles!
Borrados mis recuerdos, fui a mundos infernales.

Mas fui vuelto a la vida cuando volví a encontrarles;
Pues a esas noches del amor alguien logro registrarles,  
Hoy circulan por el mundo nuestras historias carnales;
Lo siento amor, pero nuestros recuerdos son inmortales.

En cada pantalla chica se reproduce amor interminable;
Solo nos imitan, pero sin el amor en sus mundos irreales,
Mientras los lujuriosos gozan la forma en que “actuamos”;
Omiten que no es actuación y que en verdad nos amamos.

Mi Diosa, ahora sí puedo esperar a que llegue la muerte;
Tuve miedo de que nadie supiera que llegue a quererte,
Ahora sé que cuando existe amor nadie puede vencerle;
Pues entre las telarañas virtuales tú también podrá verle.

Este amor por ella, hoy sé que todo el mundo lo sabrá;
No importa cuántas reproducciones se hayan hecho ya,
Solo sé que en Tixtla, los extraños las lograron guardar;
Si visitas el área de adultos en Quito, la podrás encontrar.

Solo espero que nuestra historia no te vaya a reclamar;
El hecho de que tú mi amor, la hayas decidido asesinar,
Siento que ha sido una ofensa para los dioses del amor;
Y solo rezo para que ellos en ti no se vayan a desquitar.


Autor: Emilio Nahín Rojas Madero / Coyuca De Benítez / 07 Septiembre 2015

viernes, 4 de septiembre de 2015

YO, CADÁVER

Fecha de Publicación:
Acapulco de Juárez, Gro. Méx. 16 de Enero del 2015

Publicado Por:
Emilio Nahín Rojas Madero



Yo, Cadáver


Empeñado por perseguir al amor verdadero;
Me diagnostican los médicos que he muerto,
En rigor mortis quedó este amor aventurero;
Hoy mi semilla ya no germinó en el huerto.

Ahora solo soy caminante vacío y desolado;
El deseado amor no quiso caminar a mi lado,
Hoy la maldición de Midas me trae desolado;
Pues todo lo que yo toco termina petrificado.

Mi corazón ya presenta putrefacción cadavérica;
Los disparos de traición fueron a corta distancia,
Ahora todas mis letras traen esa lúgubre rítmica;
No alcance al amor que anhelé desde mi infancia.

Sabía que algún día mi corazón se marchitaría;
Y que el miedo a volver a amar me atrapataría,
Sabía que debía encontrar al ser que me amaría;
Pero ha llegado tarde, mi maldición solo la hería.

Ahora toda mi piel se ha cubierto de mil espinas;
Solo causan herida punzocortante a quien me ama,
Las lágrimas obraron estos hundimientos oculares;
Ahora son muy notorias mis cavidades orbitarias.

Mi diagnóstico presenta laceraciones cardiacas;
Por el impacto de desamores desde mi infancia,
Éste corazón ya muestra livideces cadavéricas;
Encontrar amor verdadero, fue mi mayor ansia.

Hoy resiento aquellas avulsiones en estos labios;
El producto de los besos de esos seres malvados,
Y estas avulsiones de mis pabellones auriculares;
El producto de falsas promesas de seres clericales.

Y no logro distinguir entre muerte real o aparente;
Espero que pronto llegue la reducción esquelética,
Que lastimar corazones no está dentro de mi ética;
Así me han dejado mi fúnebre y nebuloso presente.

No me queda más que encomendarme al creador;
Para que mi alma resucite de entre los durmientes,
Que andar por la vida sin amar es lo más aterrador;
¡Pregúntenle a mi cadáver viviente entre hirientes!

Autor: Emilio Nahín Rojas Madero / Coyuca De Benítez / 04 Septiembre 2015

Catarsis Del Corazón Vol. 1

Catarsis Del Corazón Vol. 1
Génesis: La Última Oportunidad