Catarsis Del Corazón Vol. 2

Catarsis Del Corazón Vol. 2
Pecados: Un Orgasmo De Amor

jueves, 22 de septiembre de 2016

APRENDÍ A NO LLORAR

Fecha de Publicación: 
Acapulco de Juárez Gro. Méx. 23 De Septiembre 2016

Publicado Por:
Emilio Nahín Rojas Madero


Aprendí A No Llorar


Con tantas decepciones del amor;
En la vida yo aprendí a no llorar,
Y con sólo implorarle a mi Dios;
Mi ruiseñor me enseñó a olvidar.

Pues yo no puedo retener a nadie;
Y menos si me ha dejado de amar,
Sólo espero que mi destino señale;
El camino que mi vida deba tomar.

Sé que duele tanto perder a alguien;
Pero en verdad no le puedes obligar,
Mas cuando amas debes dejarle libre;
Antes que el amor se vuelva rivalidad.

No negaré que conozco las lágrimas;
Y el dolor que éstas llegan a provocar,
Para enfrentarlo le escribo mis rimas;
Sólo así mi vida no se siente desbocar.

¿Qué ya no extraño a mi dulce amada?
Claro que yo la extraño pero evito llorar,
Pues mis lágrimas ya no resuelven nada;
Mis lágrimas no la conseguirán recuperar.

Madurar no es más que volverse a levantar;
Y si ese ser amado fue indiferente contigo,
No merece una sola lágrima por derramar;
Recuerda, no faltará quien te quiera amar.

Sé que no es fácil pero vuélvete a levantar;
Sólo pídele al señor y tus lágrimas limpiará,
Sólo hazlo con el corazón y él te escuchará;
Y si debes algo de alguna forma él te lo dirá.

Y si con fe le pides al señor un poco más;
A tu vacío y soledad también se las llevará,
Él sabe por qué del amor te vino a arrancar.
Pues es seguro que algo bello te entregará.

Si tu sientes ese dolor no dudes en llorar;
Pero tu alma no la debes dejar derrumbar,
Levántate y jamás dudes en volver a amar;
Pues solamente el dolor enseña a valorar.

Autor: Emilio Nahín Rojas Madero / Acapulco De Juárez / 16 Julio 2016


viernes, 16 de septiembre de 2016

NO REGRESARÉ A CONSOLARTE

Fecha de Publicación: 
Acapulco de Juárez Gro. Méx. 16 De Septiembre 2016

Publicado Por:
Emilio Nahín Rojas Madero


No Regresaré A Consolarte  


Y Dios sabe que yo la quería a la buena;
Sólo Dios sabe que la amaba de verdad,
Pero mi doncella jamás supo esperarme;
Y ahora ya no puedo regresar para atrás.

Me han contado que está sufriendo mucho;
Que su hombre elegido ya no la trata igual,
Y que cuando novios él era muy candoroso;
Ahora que la tiene por esposa ya le da igual.

Y se la pasa sola por las noches en su alcoba;
Y me lo cuentan para que la vaya a consolar,
Pero no puedo volver a un sueño profanado;
Si vuelvo al pasado me volvería a envenenar.

Eh decidido continuar con mi triste camino;
Cargando a cuesta con su lúgubre recuerdo,
Yo sé que Dios me dará otro dulce destino;
Pero por ahora al corazón solo lo muerdo.

Y evitaré cometer el error de ir a buscarle;
Y evitaré que ella se vuelva a burlar de mí,
Y esta piel nunca jamás volverá a tocarle;
Y su mirada jamás volverá a saber de mí.

Estas son las consecuencias de nuestros actos;
Cuando nos dejamos encantar por una ilusión,
Pues en este mundo hay tantos embaucadores;
Que se desenmascaran al consumar su acción.

Mujer, el perdón tú lo tienes desde mi parte;
El verdadero amor jamás puede tener rencor,
Mi Dios es testigo de que yo llegué a amarte;
Mas no puedo regresar otra vez a consolarte.

Mujer, me duele tanto que tú estés sufriendo;
Pero yo no puedo interferir en tu matrimonio,
Porque podría desatar a un terrible demonio,
Que probablemente te entregue al purgatorio.

Oh mujer, haz sido tú quien eligió este destino;
Yo ya no puedo cruzarme otra vez en tu camino,
Eres casada, así me lo recalca el amargo destino;
En tu mundo, mis pasos no tienen ningún camino.

Autor: Emilio Nahín Rojas Madero / Acapulco De Juárez / 06 Julio 2016


viernes, 9 de septiembre de 2016

PROMESA PARA UNA DAMA PROHIBIDA

Fecha de Publicación: 
Acapulco de Juárez Gro. Méx. 09 De Septiembre 2016

Publicado Por:
Emilio Nahín Rojas Madero


Promesa Para Una Dama Prohibida


El destino unió nuestros causes como río;
Y burlándose de nosotros sólo nos dividió,
Nos ha obligado a tomar nuevos caminos;
Y sin importarle estos corazones afligidos.

Este destino dejo que nos ilusionáramos;
Ese traidor dejo que nos enamoráramos,
Si nuestros caminos ya eran prohibidos;
¿Para qué se burló dejándonos heridos?

Hoy que te llevo dentro de mi corazón;
Tu ausencia hoy es una amarga canción,
Melodía con la que he perdido la razón;
Dios ¿Ahora qué hago con tanta pasión?

No me queda más que decirle a mi amor;
Que luche por encontrar su propio destino,
Que haga una familia al lado de su marido;
Y que no se preocupe si me deja mal herido.

Y si ese hombre llegase a traicionarle;
Aquí esperaré yo tan sólo para amarle,
Pues cuando un hombre está enamorado;
Ante ninguna ley se muestra derrumbado.

A un hombre completamente enamorado;
No le importa que el amor le sea privado,
Él es capaz de atreverse a ser envenenado;
Por tal de estar al lado de aquel ser amado.

Ésta es mi sublime promesa amada mía;
De estar contigo aun cuando seas casada,
Pues no le importan las leyes del hombre;
A mi alma que vive por ti tan enamorada.

En presencia del destino no me digas nada;
Guárdame en tus recuerdos para el mañana,
Y si por ahora sientes que ya no habrá nada;
La intuición me dicta que te amaré mañana.

Ya es hora de que te marches amada mía;
Una sublime promesa dejo aquí alma mía;
Sé que volveremos a encontrarnos vida mía;
Y jamás morirá este amor por ti amada mía.

Autor: Emilio Nahín Rojas Madero / Acapulco De Juárez / 02 Julio 2016


sábado, 3 de septiembre de 2016

MI DULCE HONOR Y AGONÍA

Fecha de Publicación: 
Acapulco de Juárez Gro. Méx. 03 De Septiembre 2016

Publicado Por:
Emilio Nahín Rojas Madero


Mi Dulce Honor Y Agonía


No mi niña ¡No te sientas mal!
Si yo he decidido dejar de leerte;
Es porque quiero dejar de quererte
Pues tú me prohibiste volver a verte.

No sabes cuánto duele no poder tenerte;
Desde que volvimos a entrar en contacto,
No hago otra cosa que pensar en quererte;
Pues es profundo y amargo nuestro pacto.

Comprendo muy bien que eres casada;
Pero mi corazón es el que no entiende,
Sé que sería válido si fueras divorciada;
Pero amarte mi corazón sólo pretende.

¡Por favor ya no te sientas mal mi niña!
Pues no es mi intención el hacerte llorar,
Tus labios son el dulce néctar de la viña;
Mis labios de tus besos quieren disfrutar.

Pero cómo le hago si tú eres casada;
Y ¿Cómo desengaño a éste corazón?
¿Él entenderá nuestra vida separada?
Amor ¿Cómo lo hago entrar en razón?

Con qué honor y agonía llora mi alma;
A la dama que dejo oculto su nombre,
En esta estrofa que por sí sola desalma;
Al corazón de este humilde hombre.

Por mi honor y agonía camino desolado;
Pues tú no me permites volver a tu lado,
Este sentimiento por ti no he controlado;
Es lamentable saber que soy tu pecado.

Si tan solo me dieras la oportunidad;
De poder mirarte tan solo un instante,
Podría saber si te amo una eternidad;
O si mi amor por ti es de un instante.

Sin honor y agonía mi vida es magaña;
Una astucia que a mi corazón engaña,
Tu negativa de verme sólo me regaña;
¡Tú mi dulce honor y agonía que daña!

Autor: Emilio Nahín Rojas Madero / Acapulco de Juárez / 13 Junio 2016

sábado, 27 de agosto de 2016

NUNCA ESTUVE EN TU REALIDAD

Fecha de Publicación: 
Acapulco de Juárez Gro. Méx. 28 De Agosto 2016

Publicado Por:
Emilio Nahín Rojas Madero



Nunca Estuve En Tu Realidad


Al ver la foto en la que estas con otro;
Mi corazón comprendió una realidad,
Que jamás ocuparía el lugar del otro;
Y que en realidad vivía una falsedad.

Y al verte estrechada junto a su cuerpo;
Mi respiración se me cortó a la brevedad,
Todas mis lágrimas recorrieron mi cuerpo;
Por este corazón que creó una falsedad;

Hoy comprendo que otro recorre tu cuerpo;
Hoy por fin comprendo toda mi fría realidad,
Que sólo me hice las ilusiones más absurdas;
Y con mis lágrimas pago mi ingenia futilidad.

Mira que creer que tú y yo seriamos eternos;
Mira que imaginar que íbamos a emparentar,
Que nuestros hijos serían hermosos y tiernos;
Que tú serías mi esposa en la dulce eternidad.

Yo quisiera saber cómo es que le has hecho;
Para poder arrancarme de toda tu realidad,
Y si sólo falseabas cuando decías amarme;
Porque no le encuentro lógica a mi realidad.

Pero dime cómo es que a otro pudiste entregarte;
Cuando tus labios decían amarme una eternidad,
Dime mujer cómo es que tú dejaste de amarme;
Porque también necesito arrancarte de mi realidad.

Cuando llega la noche me encierro en mi locura;
Porque mis letras no hacen otra cosa más que llorar,
Y es que aún recuerdo tu sonrisa y tu bella figura;
Por favor, qué me hiciste que no te puedo olvidar.

Aquí te dejo estas letras ahogadas en mis lágrimas;
Estas malditas lágrimas que aún no dejan de sangrar,
Pues tú probablemente ya te encuentres hoy casada;
Mientras este estúpido corazón aún no para de llorar.

Al ver esa foto, comprendí que nunca estuve en tu realidad…


Autor: Emilio Nahín Rojas Madero / Acapulco De Juárez / 13 Junio 2016

Catarsis Del Corazón Vol. 1

Catarsis Del Corazón Vol. 1
Génesis: La Última Oportunidad