Catarsis Del Corazón Vol. 1

Catarsis Del Corazón Vol. 1
Génesis: La Última Oportunidad

LA PENITENCIA DIVINA

Autor: Emilio Nahín Rojas Madero



Todas las virtudes, dones, valores y sentidos, se encontraban viviendo en “Villa Nirvana” antes del tiempo. Pero de todos ellos, el mayor milagro creado por Dios era “Amor”. Todos sin excepción tenían su propia identidad e individualidad. Sus vidas estaban enfocadas a un solo objetivo; alcanzar la evolución llamada “Felicidad”. Si algo caracterizaba a Amor era su osadía ante todo; pues se arriesgaba a plenitud, en su anhelo por alcanzar la Felicidad. Sin embargo; nunca andaba solo, siempre lo acompañaba Corazón. Hacia donde uno iba, el otro lo seguía; una amistad como esta, jamás se había visto en toda Villa Nirvana.

Cierta ocasión, Ilusión y Fantasía llegaron a Villa Nirvana; pues a Fantasía, su fiel amiga; le habían comentado que en ese lugar se realizaba el festival de la Felicidad; y que probablemente Villa Nirvana podría convertirse en ese nuevo lugar de residencia. Así que ¡Por qué no intentarlo y echarse una suerte al aire!

Por cierto; el festival de Felicidad era celebrado para conmemorar el esfuerzo de las virtudes y sentidos por alcanzar el grado de Felicidad; esto era notorio ya que hasta ese momento, todas las virtudes continuaban presentes. Pues se creía que cuando una virtud dejaba de existir, simplemente se convertía en cristal o piedra, según sus creencias; por ello la importancia de conmemorar la festividad.

Era algo tarde en el tiempo; pero aun temprano para la celebración, se podría decir que algo así como las 5pm; si en aquella época hubieran existido los relojes. Por lo que faltarían 2hrs para que comenzara la festividad. Así que Ilusión y Fantasía decidieron dar una vuelta por el mercado del entretenimiento; tan solo para hacer tiempo, hasta la apertura de la plaza para el acto de inauguración del festival.

En ese momento Visión se encontraba en el lugar más elevado del mercado; haciendo lo que mejor sabía hacer: observar. Cuando de repente su mirada encontró la silueta radiante de Ilusión y Fantasía; ese encuentro repentino congelo el espacio, cada escena se podía apreciar en la lentitud del escenario visual, todo; absolutamente todo estaba centralizado en Ilusión y Fantasía.

Un par de seres muy hermosos… –“¿Qué hermosos?... ¡Celestiales! Dirían las estrellas opacadas en el firmamento y cuyas vestiduras con piedras brillantes, que portaban Ilusión y Fantasía; cegaban a cualquiera de los presentes, al entrar en contacto con los rallos de sol. Y Fantasía se dio cuenta de lo sucedido; por lo que comenzó a socializar amablemente con las demás virtudes y sentimientos presentes; entre las que destacaba la “Oportunidad”. Y los Oyentes que eran muy amigos de Verbo se encargaron de difundirlo entre el resto; hablando de la presencia de Ilusión y Fantasía, por toda la Villa.

Con ese escándalo de rumores jamás registrado en toda la Villa; llegaron ante Amor y Corazón para contarles de las celestiales visitas. Pero Corazón no sabía si tomar muy enserio los comentarios promulgados por los Oyentes; pues nunca en la vida había sentido esa especie de palpitar dentro de él; sin embargo, la moneda ya estaba en el aire y solo Destino sabía lo qué sucedería dentro de ésta historia. Así; apoyándose ambos (Corazón y Amor), decidieron hacer acto de presencia en el festival, después de todo; no podían faltar dos celebridades como ellos en tan importante evento y de paso; aprovecharían para poder comprobar los comentarios de los Oyentes.

En el trayecto a la plaza principal; Amor y Corazón saludaron a Honor, Prudencia, Amistad y a todos los que encontraron a su paso. Por cierto; hay que reconocer que Corazón y Amor eran tan buenos amigos de Amistad; que hasta Felicidad, la anfitriona del festival, se sentía honrada con sus presencias. Pues tan solo con Amor y Corazón; se auguraba que el festival, sería todo un gran éxito; como cada año.

Y allí estaba Ilusión junto a Fantasía; disfrutando del colorido de los juegos artificiales con motivo de la inauguración del festival. A Corazón por poco y lo arrebata la Vergüenza; pero como Amor era un poco más atrabancado, pudo distraer a Vergüenza, para que ésta desistiera de sus picarescas intenciones. Así; Corazón prosiguió al lado de su amigo Amor sin más contratiempos, buscando interactuar con esas bellezas angelicales. No cabe duda de que Visión, y los Oyentes tienen una buena amistad con Gusto, dejando muy buenas referencias de Ilusión y Fantasía. 

Mientras Corazón y Amor; se acercaban, a sus costados les saludaban Tímido, Torpeza, Tartamudo, entre otros; afortunadamente “Valor” también se presentó en ese preciso momento y los animó con una de sus sabias frases –“solo existes una vez”–. Al estar frente a Ilusión y Fantasía; todo lo que venían preparando para interactuar, se les olvidó. Por lo que desequilibradamente tuvieron que improvisar. Ilusión y Fantasía lo comprendieron; no hubo necesidad, sabían perfectamente que habían fascinado a Corazón y Amor con sus bellezas. Por lo que inmediatamente ayudaron a romper el hielo que existía entre los cuatro.

Solo resumiré que en la vida de nuestros personajes; esta noche fue la más maravillosa. Habían vivido la mejor de las veladas al lado de Ilusión y Fantasía; claro que esa fue la primera de varias Lunas que vinieron posteriormente. Se vertieron las razones de su visita en Villa Nirvana; extractos de su pasado, sin entrar en detalles, en fin. Los cuatro no hacían otra cosa más que buscar estar juntos todo el tiempo; vivir al máximo esos momentos.

Este escenario llego a hacer pensar a Amor y Corazón que podrían llegar a vivir juntos por el resto de la eternidad; al lado de Ilusión y Fantasía. Pues para Corazón y Amor; Ilusión y Fantasía se habían convertido en esa maravillosa razón de vivir, de ser, de existir. Por lo que decidieron celebrar una cena; para plantearles esta propuesta a Ilusión y Fantasía.

Corazón; de solo imaginar el rostro que pondría Ilusión y Fantasía al escuchar esta propuesta, latió con un estruendo; al grado de que cada latido recorría cada rincón de Villa Nirvana. Así; planearon que la cena se llevaría a cabo, dentro de tres Lunas. Dicha invitación fue entregada a Ilusión y Fantasía; quienes aceptaron, pues también tenían algo que comunicar.

Esa noche Ilusión y Fantasía llegaron a la cita como se había acordado. Desde la entrada del recinto, de la estancia hasta la terraza, se encontraban decoradas con velas aromáticas y aceites de rosas. La mesa principal estaba decorada con flores de Jazmín y Violetas; había cubiertos de oro y otros utensilios para los cuatro. La terraza era inundada con esa dulce melodía interpretada por los Guardianes y por luminarias; el hipnótico brillo de las luciérnagas. La velada estaba preparada al más fino romanticismo que nadie se puede imaginar.

Corazón y Amor condujeron a Ilusión y Fantasía a sus asientos, buscaron ponerlas cómodas y en armonía; y les ofrecieron el vino de Esperanza. A lo que Ilusión y Fantasía asintieron con la cabeza. Así; la mesa fue ocupada por el entremés, un tarro sopero de Fe, como platillo fuerte, cortes selectos de Dulces Sueños y como postre; una rebanada de pastel Ternura, bañada en Besos de Miel. 

La cena fue maravillosa para Ilusión y Fantasía; es más, hasta expresaron que nunca se habían sentido así de bien en toda sus vidas. Que solo Corazón y Amor habían logrado gestar esas expresiones y sensaciones. Y llego el momento de plantearse los motivos principales de la celebración celestialmente gastronómica; por cierto.

Amor comenzó diciendo –“Ilusión, Fantasía; nosotros también nos sentimos bien con ustedes. Por lo que nos gustaría hacerles una propuesta; sin embargo, sabemos que ustedes también tienen algo que comentarnos. Ustedes son huéspedes honorables de nuestra invitación y nos gustaría que expresaran primero aquello de lo que nos quieren hacer copartícipes”–.

A lo que Ilusión respondió –“La mera verdad; tanto Fantasía como yo nos sentimos felices de haberlos conocido; sin embargo, no encontramos la manera de expresarles una situación que nos embarga de tristeza.”–.

–“Exprésalo con toda la confianza del mundo”– dijo Corazón.

–“Pues bien”– Dijo Fantasía; y continuo –“Han trascurrido muchas Lunas desde que nos conocimos; lo he… he… hemos pasado bi… bi.. bien…; pero…”– titubeó.

–“Adelante, adelante; prosigue…”– Dijo Amor.

–“Ok, ustedes saben que el festival de la Felicidad ha terminado y que muchos de los visitantes deben regresar a sus vidas…”–.

–“(¿Cómo que regresar a sus vidas?)– Corazón pensó para sus adentro; y agregó. –“(¿Acaso lo que vivimos solo fue una diversión?)”–.

–“Es triste decirlo”– Dijo Ilusión y agregó –“pensábamos que nos quedaríamos más tiempo, pero Fantasía y yo recibimos una invitación de Oportunidad para realizar uno de nuestros sueños…”–.

Aquí fue donde Corazón comenzó a perder la noción de la realidad. Solo veía vagamente que los labios de Ilusión se movían, pero no comprendía nada, no entendía nada; hasta que perdió el conocimiento.

Amor; buscando ser más prudente le despidió a Ilusión y Fantasía; de la manera más amable; que le permitieran atender a Corazón. Es verdad que intentaron persuadir a Amor para quedarse y poder confirmar que Corazón estuviera mejor. Pero Amor con gran astucia las convenció de lo contrario; asegurándoles que no se separaría de Corazón hasta que se sintiera mejor. Pues probablemente la causa de su desvanecimiento; pudo ser producto del esfuerzo, para realizar la cena. Así; Ilusión y Fantasía aceptaron pasar a descansar a donde se encontraban alojadas, pero no tan convencidas.

Amor; conocía perfectamente los arranques de Corazón, ante algún desagrado y no quería que Ilusión y Fantasía se llevaran una mala impresión. Llevo a su recamara a Corazón y allí se quedó junto a él toda la noche, velando su sueño. En ocasiones Amor miraba los ojos cerrados de Corazón y parecía que le veía brotar algunas lágrimas de Cristal. Así pasaron las horas en vela; hasta que a Amor le gano el sueño.

A la mañana siguiente; cuando Amor abrió los ojos, el abultado cuerpo de Corazón ya no se encontraba en cama, Amor pensó que Corazón ya se había levantado. Así que bajo de la recamara para buscarlo en el pasillo, el balcón, la terraza, el patio, los jardines; pero no lo encontró. Regreso a la recamara de Corazón y se volvió a sentar en el sillón; pensando en: –“¡Dónde podrá estar!”–. Pues era tan grande la amistad que los unía; que Amor se sentía vacío sin la presencia de Corazón.

Pero como un acto de inercia; se levantó del sillón y se sentó en la cama. Una de sus manos al colocarla en la cama; de entre las sabanas sintió unas pequeñas deformaciones que no debían de estar allí. Levanto las sabanas y descubrió dos corazones; uno de Cristal y otro de Piedra. De los ojos de Amor se derramaron unas amargas y saladas lágrimas, era la primera vez que Amor lloraba, ni siquiera él sabía que podía llorar; ni cuán pesada era una aflicción hasta ese día. Tomo el par de corazones entre sus manos y continuó llorando… hasta que…

–“Toc, toc, toc”– repentinamente se escuchó en la puerta. Así que teniendo que cortar su lánguido llanto y postergando sus lamentaciones por la terrible perdida. Amor; busco inmediatamente un lugar para ocultar a los corazones. Pero no tardo en encontrar un pequeño baúl de plomo; guardado dentro de uno de los cajones del viejo ropero y allí deposito ese par de figuras.

Bajó inmediatamente las escaleras y se dirigió a la puerta de la estancia. Era Ilusión y Fantasía; quienes fueron a ver si se sentía mejor Corazón. Amor les expreso que Corazón se encontraba bien; que se levantó muy temprano y había salido a una diligencia urgentemente. Ilusión y Fantasía le expresaron a Amor que al atardecer partirían en la “nube viajera” y que les gustaría que estuvieran reunidos los cuatro para poder despedirse. Amor asintió con la cabeza y les dijo que allí estarían presentes.

Y así cayó la tarde; ya se escuchaba el silbido de la “nube viajera” llegando a la estación. Ilusión y Fantasía esperaban ver a Amor y Corazón; pero de entre toda la multitud, solo pudieron ver a Amor que se dirigía hacia ellas con lo que parecía ser un pequeño cofre de plomo entre sus manos.

–“Y Corazón ¿Por qué no vino?”– Dijo Fantasía.

Amor respondió que –“Corazón no pudo llegar de su compromiso, pero me a pedido de favor que les hiciera llegar un pequeño presente”–.

Y abriendo el pequeño cofre de plomo, saco los corazones. A Fantasía le entrego el corazón de piedra y a Ilusión le dio el corazón de cristal. Se despidieron con esa sensación de aflicción y subieron a la “nube viajera” con algún rumbo desconocido.

Ilusión y Fantasía ni siquiera se dieron por enterado que en sus manos llevaban el cadáver de Corazón; quien les acompaño en ese breve y largo viaje que llamamos: Vida. Amor regreso a casa y se encerró a llorar su perdida; su pecho se encontraba vacío, le hacía mucha falta la presencia de Corazón.

Esa misma tarde; Soledad llego a Villa Nirvana, Tristeza por su parte; se puso a llorar acurrucada en la puerta de la casa vacía de Corazón. Mientras que Locura, Ira, Negación y Rencor, se dirigían a casa de Amor; según los presentes que les escucharon, pretendía quedarse a vivir una larga temporada con Amor. O al menos hasta que Suicidio hiciera su gran acto de presencia.

Por lo que Amor; presintiendo que tendría malas visitas, decidió abrir nuevamente el cofre de plomo y meterse en él; para que no pudieran hacerle daño y jamás volviera a caer en las manos de una Ilusión o Fantasía. Cuando Locura, Venganza, Ira, Rencor, Tristeza y Soledad, llegaron a casa de Amor y al tocarle la puerta; éste no les recibió, decidieron rondar la vivienda hasta que éste volviera…  

Es en aquel momento del Génesis cuando Dios por fin había terminado de crear a Adán y Eva; depositando en ellos a todos los habitantes de Villa Nirvana. Lo que no sabía Dios; era que Villa Nirvana ya estaba habitada por los defectos y antivalores; quienes al mudarse al cuerpo del hombre, comenzaron a manifestarse en él.

Quizás es por ello que los seres humanos en la actualidad padecemos de un desorden emocional; pues constantemente cambiamos de estados de ánimo y perdemos el control de nuestros actos ante algún mal encuentro emocional. Por ello pasamos de la alegría a la tristeza en fracciones de segundo.

Amamos, Odiamos, Lloramos, Reímos, Ambicionamos, Alucinamos; somos tan bipolares o volubles que eso nos impide alcanzar el propósito esencial de la vida; ese por el que hemos sido creados por Dios: SER FELICES. Me pregunto ¿Algún día el ser humano alcanzara la felicidad?

Si quieren saber sobre Ilusión y Fantasía; tan solo les diré que hasta nuestra actualidad siguen representando sus mismos papeles –“Aparecen, ilusionan, nos hacen fantasear y se marchan coleccionando corazones”– lamentablemente ésta es su naturaleza. 



–“FIN”–
 Coyuca De Benítez, Gro. Méx.
Derechos Reservados 2015