Catarsis Del Corazón Vol. 1

Catarsis Del Corazón Vol. 1
Génesis: La Última Oportunidad

miércoles, 29 de diciembre de 2010

AROMA DE TU SER

Fecha de Publicación:
Acapulco de Juárez, Gro. Méx. 29 Diciembre 2010


Publicado Por:
Emilio Nahín Rojas Madero



Aroma De Tu Ser


Mujer ¡Impregnado yo estoy!
Del exquisito aroma de tu ser,
Piel a piel solo tuyo solo soy;
Por ti yo me muero de placer.

Pues cada rincón de mi cuerpo,
Te grita perdiendo el aliento;
Disfrutar solo quiero de tu huerto,
Saboreando tu ser a tiempo lento.

Tan solo una llamada me basta;
Para que mi corazón quiera estallar,
Por una mujer como tú tan casta;
Por ti, a mi alma la hacer brillar.

Todo mi ser tiene tu aroma;
Toda mi piel tiene tus besos,
Por ti rezo en la iglesia de Roma;
Para ti escribo estos bellos versos.

Eres tú quien me ha impregnado;
Con ése aroma sutil e inigualado,
Para este amante tan enamorado;
De tu vientre húmedo y endulzado.

Éa pues mi dulcinánte y bella dama;
Aquí yo te espero de brazos abiertos,
Para entregarte éste ser que te ama;
Y olvidemos los tiempos inciertos.

Haciéndonos mutuas travesuras;
Extasiado tan solo anhelo morir,
Degustando tu ser y sin premuras;
Para subir al cielo y volver a nacer.

Eres tú esa divina estrella;
Diseñada por Dios mi señor,
De todas las diosas la más bella;
Para éste humilde ruiseñor.

Mujer ¡Impregnado yo estoy!
Del exquisito aroma de tu ser,
Piel a piel solo tuyo yo soy;
Por ti yo me muero de placer.

(CRH)


Autor: Emilio Nahín Rojas Madero. 26 / Diciembre / 2010
Copyright 2010

CRÓNICA PRENUPCIAL

Fecha de Publicación:
Acapulco de Juárez, Gro. Méx. 29 Diciembre 2010


Publicado Por:
Emilio Nahín Rojas Madero


Crónica Prenupcial


Hoy que sabes de mis nupcias;
Has vuelto muy arrepentida…
Buscándome con manos sucias;
Acompañadas de tu risa fingida.

¡Acaso esperabas encontrarme!
En el embrujo en que me tenías,
Pierdes el tiempo, voy a casarme;
Porque amor tú solo me fingías.

Hoy hacia el altar me dirijo;
Con una bella y tierna mujer,
En ella tengo la dicha de un hijo;
Fruto del amor de nuestro ser.

Si traes malicia aléjate de mi camino;
Hace tiempo que tu recuerdo asesine,
Su cadáver reposa en mantas de lino;
Y el corazón que te amo ya lo calciné.

No me culpes a mí de tu vida fallida;
Que yo no manipule ésas tus pasiones,
Aquellas que echaron a perder tu vida;
Compartiendo con otros tus pezones.

Recibe pues mi invitación nupcial;
Acéptame tan solo como tu amigo,
Mi decisión es firme y muy crucial;
Ya deja de verme como tu enemigo.

Hasta aquí por fin he llegado;
El camino no fue nada sencillo,
De traiciones dejo un legado;
Hoy ya camino por el pasillo.

Amiga mía ¡Su rostro ya vislumbro!
Postrado en esa bella cruz dorada,
De su sufrimiento por amar al mundo;
Como yo por encontrar a mi adorada.

Del carruaje por fin desciende mi mujer;
Para encaminarnos hacia nuestro altar,
A ella me le entrego hasta desfallecer;
Tan sólo a ella le quiero ensalzar.

Hoy le digo adiós a los rencores;
De aquellos fantasmas traicioneros,
Hoy mi mundo está lleno de colores;
Han concluido los sueños aventureros.

(HRSL vs SBE)


Autor: Emilio Nahín Rojas Madero. 25 / Diciembre / 2010
Copyright 2010

ASESINO DE CORAZONES

Fecha de Publicación:
Acapulco de Juárez, Gro. Méx. 29 Diciembre 2010


Publicado Por:
Emilio Nahín Rojas Madero


Asesino De Corazones


Gracias a todas las traiciones;
Por ellas eh aprendido a olvidar,
Crucificando a esos corazones;
Que no me han sabido amar.

–“¡Maldito asesino desalmado!”–.
Así me llaman amores traicioneros;
¡A caso olvidan que les he amado!
Si en el amor fuimos unos pioneros.

“Asesino de corazones” me llamo;
Al saberme que eh sido despreciado,
Me trago este dolor y sin reclamos;
Sepultando al corazón no valorado.

No me importa que me digan asesino;
Esas damas que tanto me mintieron,
La envidia les corroe ante mi camino;
¿Acaso olvidan ellas que me tuvieron?

Me odian porque yo ya no les lloro;
Me critican porque ya no me humillo,
Pues ellas se creían ser todas de oro;
Y hoy sufren al no recibir éste anillo.

Aquí no hay más corazón asesinado;
Que el que porto sepultado en mi pecho,
Con estaca de olvido le eh aniquilado;
Al descubrir que la traición fue un hecho.

Yo jamás en la obscuridad me ocultaré;
Esperándolas para mendigarles amor,
Yo hasta de sus nombres me olvidare;
Asesinándome el corazón con clamor.

Mienten quienes me llaman asesino;
Cuando mucho llegaré a ser suicida,
Pues al único corazón que extermino;
Es el que aquí latía dándome la vida.

¡Asesino yo soy de mi propio corazón!
Pero nuca jamás me lo volverán a herir;
Le enclaustraré con una indudable razón,
Para que nunca tenga que volver a sufrir.

(BCG-HTG-LPR-SLHR-TD.)


Autor: Emilio Nahín Rojas Madero. 17 / Octubre / 2010
Copyright 2010

viernes, 12 de noviembre de 2010

TU HECHIZO DE MEDUSA

Fecha de Publicación:
Acapulco de Juárez, Gro. Méx. 12 Noviembre 2010


Publicado por:
Emilio Nahín Rojas Madero


Tu Hechizo de Medusa


Mírame tan solo un instante,
Para observarte en Tranquilidad;
Mírame tan solo un segundo,
Para adorarte hasta la Eternidad.

Ésa tu bella mirada tan femenil,
Que me vuelve tu humilde esclavo;
De tu ajedrez yo soy simple alfil,
Por ti me estremezco sin reclamo.

Embrújame con tu hechizo de Medusa,
Que no cometeré el error de Perseo;
Pues al contemplar tu rostro de Musa,
Convertirme en piedra solo eso deseo.

Provengo de tierras muy lejanas,
Donde me sentía el dios Neptuno;
Pero mis aguas fueron envenenadas,
Hoy solo son las tierras de ninguno.

Mi amor por ti ya no está en duda,
Soñar contigo es todo lo que deseo;
Tú mi tierna ángel de silueta desnuda,
Opaca pues los brazos de Morfeo.

Yo te imploro me abras las puertas,
De ésa tu majestuosa y firme ciudad;
Haz revivido mis pasiones muertas,
De mi corazón arrancaste la vacuidad.

Las calles de ésa tu torneada ciudad,
Denotan una muy trazada firmeza;
Como para caminar con gran seguridad,
Sin correr el peligro de ser tu presa.

Digna de recorrerte con el paladar,
Hasta saciarme en tu húmedo ser;
Pues amor tú solo tienes para dar,
Conviértete en la dueña de mi ser.

Compárteme de tu exquisita intimidad,
Que solamente la quiero hacer delirar;
Amémonos con cariño y sin privacidad,
Que en tu corazón tan solo quiero vibrar.

Mi corazón y alma no solo te aprecia,
Pues petrificado estoy por tu belleza;
Desde que te encontré en esa iglesia,
Éste tímido corazón por ti solo reza.

Mírame tan solo un instante,
Para observarte en Tranquilidad;
Mírame tan solo un segundo,
Para adorarte hasta la Eternidad.

(MESL, RVV, CRH)


Autor: Emilio Nahín Rojas Madero. 21 / Noviembre / 2009
Copyright 2009

domingo, 26 de septiembre de 2010

AMANTE SECRETO DE TU MIRADA AZUL

Fecha de Publicación:
Acapulco de Juárez, Gro. Méx. 26 Septiembre 2010
Publicado por:
Emilio Nahín Rojas Madero




Amante Secreto De Tu Mirada Azul


En mi triste alma guardo un secreto,
Es un secreto que necesita estallar;
Del que he sido muy pero muy discreto,
El cual intente muchas veces olvidar.

Es un secreto que intente ocultar,
Mas con máscaras se trató de mostrar,
Mi corazón a tu lado quisiera estar,
Mas ni siquiera lo concibo confesar.

El amor que por ti yo siento,
Por mis oídos logro penetrar;
Mi cuerpo vibra y lo resiento,
Es amor y te lo quiero entregar.

Este lindo amor en mi corazón eyaculo,
Fecundándose en mí ha logrado florecer;
Pero esta amistad que ciento lo disimuló,
Mas desde mi silencio te lo quiero ofrecer.

Este miedo me atormenta e invade,
Cada rincón de mi sensible ser;
Éste corazón mi razón solo evade;
Amiga mía ¡Qué puedo yo hacer!

Basta, ¡basta! Es mejor dejarlo así,
Porque al romper la barrera de amistad;
Solo dos caminos se ciñen ante mí,
Uno se llama odio y el otro: fidelidad.

Hunde tu dulce mirada azul en mí,
Descubre al amor que por ti yo siento;
Arráncalo de la cobardía que hay en mí,
Porque te idolatra y adora; no te miento.

Liquídame a esta soez cobardía,
Que retiene al amor aquí adentro;
Anhelando amarte noche y día,
Hasta los confines del firmamento.

Hazle honor a tu hermoso nombre,
Libérame de éste confinamiento;
Guerrera, yo soy ese sincero hombre,
Que te ama sin ningún miramiento.

Ésa tu mirada azul tan cautivadora,
Desearía que retara a ésta cobardía;
Y encontraras un corazón que te adora,
Que por ti, la vida misma entregaría.

Desengárzame estas malditas cadenas,
Que me atormentan como alma en pena;
Ocultando mi amor en tan largas faenas,
Atado a la cobardía con rígida cadena.

Mi dulce, frío y hermoso amor secreto,
Te imploro que vengas a darme libertad;
Sé que mi amor por ti ha sido tan discreto,
Mas hoy, él solo te demanda su libertad.

Tu desconocimiento por este tierno amor,
Es lo que me va matando, haciéndome sufrir;
Por favor niña ya date cuenta de este dolor,
El secreto que mi boca no se atreve a decir.

¡No…! Aunque en el intento pierda la razón,
Será mucho mejor acallar y dejarlo todo así;
Silenciare a este cobarde y humilde corazón,
Que está latiendo tan solo por estar junto a ti.

Sigue adelante mi tierno amor platónico,
Es mejor que emprendas tu camino sin mí;
Aun cuando mi corazón se quede afónico,
De gritar –“¡Te amo y vivo solo para ti!”-.

Siento que estas tan fría y distante conmigo,
Esto solamente consigue hacerme sufrir;
Esta alma llora porque solo soy tu amigo,
Ante todo esto, hoy ya he decidido partir.

Desde esta alcoba en la que te escribo,
Besos y abrazos te envío tan solo a ti;
Guardaré el amor en silencio y sin arribo,
Nunca jamás sabrás que te adore a ti.

De ti me llevaré esa hechicera mirada,
De ti me llevaré tu cautivadora sonrisa;
A este amor lo guardare entre la nada,
Que al fin de cuentas ya le no veo prisa.

¡No! ¡Mejor óyeme mi encantadora mujer!
No sigas torturándome ni haciéndome sufrir;
Porque tú ya invades todo mi sublime ser,
“Ámame amor, ámame y  déjame de herir”.

(TOXP)



Autor: Emilio Nahín Rojas Madero 06 y 07 de Septiembre del 2009
Copyright 2015


ÉSTE Y 62 PENSAMIENTOS MÁS YA ESTÁN A LA VENTA
 CATARSIS DEL CORAZÓN / GÉNESIS: LA ÚLTIMA OPORTUNIDAD

Cómpralos Aquí:

MIS SUEÑOS HÚMEDOS


Fecha de Publicación:
Acapulco de Juárez, Gro. Méx. 26 Septiembre


Publicado por:

Emilio Nahín Rojas Madero




Mis Sueños Húmedos


No puedo detener mis sueños,
Una y mil veces se repiten ellos;
Martirizan arrancándome resuellos,
Porque se me hacen de lo más bellos.

Sueño que penetro en tus sueños,
Danzando mis caderas en tu cuerpo;
Probando tus senos no tan pequeños,
Hundiendo mi paladar en tu cuerpo.

¡Qué es lo que puedo yo hacer!
Ante tan húmedo y dulce tormento;
En él se embriaga mi humilde ser,
Rompiendo cualquier argumento.

Todas las noches los revivo,
Penetrando tus sueños sin arribo;
Despierto y lloro sin encontrar alivio,
Porque tú ya no estás más conmigo.

¡Qué me has dado dulcinante mujer!
¡Por qué anhelo tanto morir en tu ser!
Aun hoy en día no lo puedo yo creer,
Que en sueños humedezca por tu ser.

Dime tú mujer cómo consolarlo,
Dime tú amor cómo tranquilizarlo;
Mi corazón solo se la pasa añorando,
Mientras yo por ti solo estoy llorando.

Mojado últimamente he despertado,
Porque poseyéndote me he soñado;
¡No puedo! No lo he controlado,
Porque es un sueño húmedo y adorado.

Masturbarme la mente he intentado,
Mas este método también ha fracasado;
Estoy a ti tan fuertemente aferrado,
Que de tu amor y sexo no me he olvidado.

Te sueño en ésa tu bella silueta desnuda,
Que en mi cuerpo se enreda con ternura;
No hay palabras solo una historia muda,
En la que me entrego a ti sin premura.

(SLHR)



Autor: Emilio Nahín Rojas Madero. 5 de Septiembre del 2009
Copyright 2009

lunes, 19 de julio de 2010

MI ADIÓS SIN DESPEDIDA

Fecha de Publicación:
Acapulco de Juárez, Gro. Méx. 19 Julio 2010


Publicado por:
Emilio Nahín Rojas Madero



Mi Adiós Sin Despedida


Pensaba de ti despedirme,
Pero no vale ya la pena;
Es mejor en silencio irme,
Sacándote hasta de mis venas.

¿Para qué acrecentar tu ego?
Es mejor guardar silencio;
Evitando demostrarte apego,
Amarrándome el corazón necio.

Hoy me voy de tu lado,
No puedo más estar aquí;
Mi tarea ya ha terminado,
Ahora tengo que partir.

Intente demostrarte mi cariño,
Pero tú solo te reíste de mí;
Ahora emprendo mi camino,
Nunca más tú sabrás de mí.

Intente embarazarte mi ideología,
Pero tú solo le has abortado;
Preferiste una vida de orgía,
Que caminar por la vida a mi lado.

En un futuro no muy lejano,
Te encontraras muy arrepentida;
Tu arrepentimiento será en vano,
No sabes que hoy emprendo mi partida.

Amor, yo siempre te fui sincero,
Mas a mis espaldas solo te reías;
Quise ser tu valeroso escudero,
Para rescatarte de las abadías.

Hoy solo te dejo allí postrada,
Me callare y no te diré nada;
Seguiré en busca de mi amada,
Ésa mujer tantas veces soñada.

A Dios solo puedo pedirle,
Que fortalezca mi decisión;
Para evitar correr y decirle,
-“Te amo, tenme compasión”-.

Pensaba de ti despedirme,
Mas ya no vale la pena;
Es mejor en silencio irme,
Arrancándote hasta de mis venas.

(SLHR-601)


Autor: Emilio Nahín Rojas Madero. 27 de Agosto del 2009
Copyright 2009

domingo, 27 de junio de 2010

FUSÍLAME MI VIDA

Fecha de Publicación:
Acapulco de Juárez, Gro. Méx. 27 de Junio 2010

Publicado por:
Emilio Nahín Rojas Madero



Fusílame Mi Vida


Los soldados de tu desprecio,
Hoy se preparan para fusilar;
A éste corazón ya casi muerto,
Desde que lo decidiste abandonar.

Ya me despido de la vida traicionera,
Porque mi misión ya llegó a su final;
Te doy gracias porque con tu perfidia,
Lograste impulsarme al doloroso final.

Vive muy tranquila ante mi rencor,
Él no te acompañara nunca jamás;
Las cosas tan hermosas que vivimos,
Me acompañarán al paraíso celestial.

Las cosas malas por las que pasamos,
Ya las logre abandonar pero muy atrás;
Adiós y gracias amor por tu desprecio,
Sin él nunca hubiera llegado a mi final.

La segunda mujer que tanto llegue a amar,
El amargo camino de la vida me vino a enseñar;
Tú la tercera ilusión de mis más hermosos amores,
Al final de mi vida; con traición me viniste a dejar.

Al final de mis sueños, ilusiones y fantasías,
Que con mucho gusto he decidido aceptar;
A aquella dama le heredo mi sublime gloria,
A ti el amor que te tuve y no supiste valorar.

No hay más rencor hacia ti cariño mío,
Solo dulces deseos de una vida angelical;
Cuida mucho de ese preciado futuro,
Por la borda no lo vayas a arrojar.

Ya se preparan tus soldados del desprecio,
Para fusilarme y esta vida arrancar;
Mi corazón el gran amigo traicionero,
Él será quien me llevará a entregar.

(SLHR)


Autor: Emilio Nahín Rojas Madero 14 de Agosto del 2009
Copyright 2009

lunes, 3 de mayo de 2010

ÁNGEL DE RESURRECCIÓN

Fecha de Publicación:
Acapulco de Juárez, Gro. Méx. a 3 de Mayo del 2010

Publicado Por:
Emilio Nahín Rojas Madero


Ángel De Resurrección


Ángel es esa mujer,
Así la nombre yo;
Al entregarme su ser,
El despertar de este muerto se oyó.

Antes de su llegada,
Con el alcohol y el suicido;
Me encaminaba a la nada,
Mas su amor me reanimaba.

El tiempo que pasamos juntos,
Tal vez fue algo efímero y fugas;
Mezclando éstos nuestros cuerpos,
Mas no la olvidare jamás.

Me contó de su vida,
La cual deseaba escuchar;
Mas le prometí privacidad,
Por ello la evito divulgar.

Prometí no prometerle,
Para su corazón no lastimar;
Pero solo deje una jaula abierta,
Porque hoy no la puedo recuperar.

Recuerdo las noches aquellas,
En que sus senos tocados por mis labios;
Se sentían llegar a estallar,
Un grito de su garganta se hacía escuchar.

Que decir de aquellas ocasiones,
En que en su vientre me ahogue;
Degustando del dulce néctar de su ser,
Hundiéndome hasta más no poder.

Deseo tanto volver a entrar en su ser,
Mas no para calmar éste mi placer;
Sino para decirle en cada suspiro,
Por favor amor, vuélveme a querer.

Lo que más me duele saber,
Es que eres esa mujer;
Que tanto soñaba y anhelaba tener,
Pero hoy tal parece que te tengo que perder.

Si ambicionaba tanto una esposa tener,
Esa eras tú mi diosa hecha mujer;
Mas las torpezas nos hacen retroceder,
Hoy no puedo hacer nada para poderte retener.

(YPA)


Autor: Emilio Nahín Rojas Madero / 2 de Enero del 2009
Copyright 2009

martes, 6 de abril de 2010

AMOR, TORMENTOSO AMOR

Fecha de Publicación:
Acapulco de Juárez, Gro. Méx. a 6 de Abril del 2010

Publicado por:
Emilio Nahín Rojas Madero


Amor, Tormentoso Amor


Tú eres la musa inspiradora,
Hermosa doncella de mis versos;
Para ti escribo a cada hora,
Recordando tus dulces desprecios.

Mujer no cabe duda alguna,
Que nos gusta el sufrimiento;
Nuestras lágrimas hacen laguna,
Revolcándonos con gusto y no miento.

No toleramos el amor y la buena vida,
Cuando nosotros las controlamos;
Emprendemos inmediatamente la huida,
En brazos del llanto y los reclamos.

Hoy que tú eres quien me controla,
Me encuentro amargamente contento;
Las noches ya no me las paso a solas,
Me acompaña el recuerdo de tu desprecio.

Las ocasiones en que nos vemos,
Solo berrinches de niños hacemos;
Te digo palabras dulces y tiernas,
Y tú las derrumbas atándome cadenas.

Si yo soy quien escupe el veneno,
Te derrumbas en grandes amarguras;
Y me reclamas un derecho ajeno,
Por éstas mis palabras tan duras.

Me hacen sentirme el culpable,
Hincándome con arrepentimiento;
Te pido perdón como un miserable,
Pero disfruto este maldito tormento.

Mujer ¡En que acabara nuestro juego!
Después del amor que nos tuvimos;
Éste ahora se consume en su fuego,
¡Del amor al odio porque no nos comprendimos!

“Amiga” despréciame con tu amor,
Para que se desgarre mi tierno corazón;
Que feliz al llorar soy con este desamor,
Que me envenena dulcemente el corazón.

(SLHR)


Autor: Emilio Nahín Rojas Madero / 21 de Octubre del 2008
Copyright 2008